«Jesús era judío y jamás pensó en fundar una religión»

12/11/2008  I  Publicado en elcomerciodigital.com
Por Miguel Llano.
El historiador Mario Saban presenta su último libro, 'El judaísmo de Jesús', invitado por la comunidad israelita.
Cuando se le pregunta a Mario Sabán por su lugar de procedencia, responde sin dudarlo. «Procedo de Ur en Caldea, de donde procede Abraham». De lo terrenal, aclara que nació en Argentina, y se trasladó hace años a Cataluña donde preparó su doctorado y vive con su familia.

  

081111-reportaje-oviedo Mario Sabán ha escrito hasta el momento nueve libros. En todos trata de las raíces judías del cristianismo, línea de investigación en la que se ha especializado.

Mario Saban en la Casina Sinagoga de El Fontán. / JESÚS DÍAZ

ENTREVISTA

-¿El judaísmo de Jesús?
-Jesús era judío, nació, vivió y murió como judío. Jamás pensó en fundar una religión. Si hablas de ética, tiene las mismas enseñanzas que cualquier rabino del judaísmo. Los primeros seguidores de Jesús leían el llamado erróneamente Antiguo Testamento.

-¿Por qué erróneamente?
-Porque no es antiguo. Era simplemente la única biblia que había.

-Si se parte de la misma base ética, ¿por qué se producen tantas variaciones entre una y otra?
-Las variaciones no surgen al principio, salvo la interpretación de Jesús como el mesías y la posterior creencia de la reencarnación de Dios en la persona de Jesús. Hoy en día hay muchas corrientes cristianas, como los Testigos de Jehová, que no creen que Jesús era Dios.

-¿Por qué, si las religiones como la judía o la católica se basan en la fe, es razonable que evolucionen?
-Una pregunta muy judía. Cristianos, judíos y musulmanes estamos de acuerdo en que el Antiguo Testamento es palabra divina. Con el Nuevo, los judíos no estamos de acuerdo, y el islámico lo negamos tanto cristianos como judíos. Así que si estamos todos de acuerdo en que la Tora es verdad, todo lo demás es discutible. El judaísmo tiene el modelo original.

-Dejemos la teología. ¿Qué ha estudiado usted?
-Estudié Derecho y Filosofía, y mi tesis doctoral es sobre historia. La hice en la Universidad Ramón Lull, aunque me la rechazaron y la terminé en Madrid.

-¿Qué argumentaron?
-Que no cumplía los requisitos, aunque los sacerdotes católicos sí que consiguieron aprobar. Yo creo que hubo antisemitismo.

-¿Lo denunció?
-No, no tiene sentido.

-Entonces, ¿qué tal en España?
-Muy contento, porque llegué a un país antisemita desde hace cinco siglos y para mí es un desafío vivir aquí.

-¿Qué significa ser antisemita hoy en día?
-Ser antijudío. Hay una mitología en la que el judío tiene cuernos y rabo. Además, sigue presente que los judíos matamos a Jesús.

-Parece que hasta comen niños...
-No, ni somos usureros, ni controlamos el FMI, ni matamos pales tinos todos los días.

-Se vuelve a hablar del Muro.
-Y de la valla de Melilla. Ésa es peor, contiene a gente que quiere comer; nosotros contenemos a quien nos viene a matar.

-¿No sirve además para controlar los suministros a un pueblo?
-No opino así.

-En un país cada vez más laico como España, ¿cree que sigue afectando en la opinión el que sean judíos?
-¿Laica? ¡Si a los reyes se les pidió convertirse al catolicismo!

Leer en elcomerciodigital.com